En primer lugar quisiera pedir disculpas a aquellos que me leen y obtienen algún recurso para su desarrollo personal o profesional desde mi blog, ya que este post va a ser algo diferente.

También pido disculpas por quien pueda sentirse ofendido…recuerda hablo desde mi propio mundo, en realidad no tengo nada en contra de ti ni intento desprestigiar a nadie, es mi propio mapa mental, cada cual es libre de pensar como le plazca.

Siento que debo y quiero escribir acerca de esta nueva experiencia que  me ha pasado y de la que he podido extraer un muy grato conocimiento acerca de mi misma y sobre un gran problema al que nos enfrentamos los que nos dedicamos al mundo del Coaching y el Desarrollo Personal. Así que, disculpad pero allá voy…

Hace unos días me ofrecieron prestar servicios como Coach en Alicante para una “llamémosle empresa” con el de fin ayudar a la gente a sacar todo su potencial, cumplir sus sueños y demás, en este caso, retórica barata. El objetivo era que  luego me podría beneficiar económicamente de los frutos que dieran sus acciones…vamos a ver, yo ya cobro por las sesiones, ¿por qué tendría que obtener además un segundo beneficio de lo que ELLOS POR SI SOLOS ESTÁN LOGRANDO? Tras esta respuesta apareció un concepto que, sinceramente, estoy muy harta de escuchar…la ansiada LIBERTAD FINANCIERA, ABUNDANCIA ECONÓMICA y demás conceptos que pretenden captar la atención de aquel que los escucha ¿A costa de qué y de quién?  ¿No se iría por la borda toda la imparcialidad del Coach si también dependiera de los resultados que va a obtener el Coachee? 

Y viendo que yo no estaba muy convencida con el asunto me habla de un Coach que ya está haciendo este tipo de “actividades” con muy buenos resultados, que está ayudando a cumplir los sueños de muchas personas…investigar acerca de las actividades de este individuo que se hace llamar Coach me ha otorgado la guinda del pastel para negarme en rotundo.

Espectáculos con muchas luces, eslóganes baratos y copiados, gritos, mucho humo y NADA DE INFORMACIÓN, NADA DE APRENDIZAJE, que lo único que quieren es que te unas a su negocio para poder sacar beneficio de lo poco o mucho que consigas estando ahí dentro. Lo único que hacen es inyectarte por unas horas unas gotas de adrenalina para embaucarte y que te unas a su grupo y seguir recaudando más y más dinero.

VENDE HUMOS me han llamado alguna vez y en realidad, si la imagen que tenemos de los Coaches es la que muestran esta clase de personas, yo también me lo llamaría. Lo que me ha cabreado de verdad ha sido ver la manera en la que está de inculcada esta imagen de mi trabajo en la sociedad QUE NADA TIENE QUE VER. Me gustaría ver a este señor en una anónima salita, en la intimidad, con una persona, preocupándose de verdad por ella, sin juzgarla y comprendiendo sus circunstancias, sin presionar para que venda más o menos para el propio beneficio del Coach.

Así nos va…

Lo que más me preocupa es que haya gente que se pueda dejar embaucar por este tipo de negocios que te dan dinero fácil, incluso “fama”, diversión y mucho espectáculo, olvidándose de lo que nos llevó a esta profesión, al menos a los que nos atrajo su verdadera esencia y no el negocio que se puede hacer con ella.

SÍ, cobro por lo que hago porque tengo que comer, tengo que seguir formándome y porque es un trabajo como otro cualquiera, ahora bien, el adinerarse indiscriminadamente, el querer más y más a costa de jugar con la desesperanza de la gente…eso es otra historia.

Y como no, como siempre, quiero sacar algo bueno de las circunstancias, esta vez ha sido algo muy bueno! No podemos conocer y definir a alguien por lo que dice que hace sino por lo que en realidad hace. En este caso me lo he demostrado a mi misma, que no me dejaré arrastrar por el primer negocio que me prometa dinero y espectáculo, que no iré en contra de mis valores por muy tentador que resulte el resultado, y sobre todo, reafirmarme ALTO Y CLARO QUE SOY COACH!

Parece que mi nombre viene ligado a una serie de tentaciones que se me pondrán en el camino…creo que yo tengo las cosas un poco más claras como para picar con la primera serpiente que se me aparezca.

Y con toda esta historia, lo que vengo a concluir es que los Coaches no somos así, al menos los que te van a ayudar y acompañar utilizando y haciendo honor a las premisas del Coaching. Que desgraciadamente lo que “vende” ahora es esa imagen, son los gurús del éxito financiero y la abundancia económica y de lo que no hablan es que la abundancia, el éxito, está dentro de ti y que no todo en la vida es tener un chalet en la sierra y un apartamento en la playa, dos Ferraris y un mayordomo que te abra las puertas…claro, eso no vende.

Y si para vender tengo que ser ese tipo de Coach…yo me retiro!

P.D. Es broma, no me retiro, no pienso dejar en manos de gente así la imagen del Coaching! 😉