Querido lector@ hoy me he levantado con ganas de darte caña, porque se acaba el año, porque hacemos planes que nunca cumplimos, porque tenemos miedo de nuestra propia grandeza, y mil porque más, hoy ya es hora de que espabiles!

Son muchos  emprendedores y muchos  jóvenes a los que he conocido, que he podido ayudar y formar, en muchos casos jóvenes emprendedores que se han atrevido a dar el salto hacia sus sueños. Y lo primero que les digo es “ENHORABUENA” porque has dado el paso más difícil, has saltado, te has arriesgado a ganarlo todo (ahora me vendrá el listillo de turno y me dirá “o perderlo”, la misma realidad es, ganar o perder, ¿Dónde te quieres enfocar?)

Estos jóvenes emprendedores representan a una minoría bastante pequeña de todos los jóvenes que engrosan la lista del paro, jóvenes que se limitan a esperar que por gloria divina les salga el trabajo de sus sueños, para aquello que llevan unos 6 años estudiando, incluso se atreven a irse al extranjero a ver si hay “suerte” y buscan trabajo “de lo que sea”, sumados en la idea colectiva que “los jóvenes lo tenemos muy mal”.

Llegados a este punto, yo me pregunto ¿qué está pasando? ¿Dónde está el talento de cada uno? ¿Por qué no se llega a explotar? Y mi humilde respuesta es la siguiente; vivimos en una época donde se han juntado tres generaciones criadas todas ellas bajo los mismos valores y creencias, la búsqueda de la estabilidad laboral, los ingresos frecuentes a fin de mes, el no arriesgarse…en definitiva vivimos bajo unos valores que tenían nuestros abuelos que vivieron una guerra. Y qué cómodos son estos valores ahora que no te hacen mover el culo del sofá!

Déjame decirte que la estabilidad y la seguridad laboral y económica YA NO EXISTE y nosotros, los jóvenes, nos empeñamos en buscarla ya que un día nos dijeron que lo correcto era sacarse una carrera o formación profesional, buscarse un trabajo, hipotecarse y vivir…y tú te lo creíste, que cómodo fue creérselo, claro en esa época era fácil hacerlo.  Nos limitamos a estudiar una carrera que, en muchos casos, escogían por nosotros porque “tiene muchas salidas” y salimos de la universidad sin tener ni idea de lo que hemos estudiado, es lógico, algo que han escogido por nosotros, ya sea nuestros padres, el sistema, el mercado…no nos interesa lo más mínimo. Nos limitábamos a ir a ese trabajo en prácticas y mal remunerado porque es lo que se tiene que hacer, porque quiero una casa, un coche, quiero cuentas con el banco toda mi vida…es eso lo que se tiene que hacer.

Y ahora nos encontramos con que todo eso que nos dijeron que se tenía que hacer para tener un relativo “éxito” en la vida ya no vale, ya no existe esa perspectiva de vida. En este preciso instante, hay miles de jóvenes y no tan jóvenes sin hacer NADA y ellos están escogiendo no hacer nada por esta creencia de búsqueda de la estabilidad o lo muy escuchado “trabajo de lo que sea”. Que manida está la dichosita frase, permíteme darte otra dosis de realidad; el “trabajo de lo que sea” ya no funciona. Hay muchas personas por delante de ti que ese “lo que sea” lo hacen mil veces mejor que tú, ¿sabes porque? Porque lo han elegido, porque brillan realizando eso que tu escoges por tener unos ingresos, o, en el peor de los casos, porque salen más baratos que tú.

Ya es hora de que escojas aquello que te hace destacar por encima del resto, créeme será lo que te salve!

Ya es hora de que dejes a un lado la búsqueda del “santo grial de la estabilidad y la seguridad”,

Ya es hora de que te levantes del sofá y te pongas a buscar aquello en lo que seas el PUTO AMO y de ello crees algo que la gente busque y compre, créeme se puede hacer.

Ya es hora de dejar a un lado las excusas del dinero, la crisis y los políticos corruptos.

Ya es hora de que dejes de culpar al sistema y a los empresarios y comenzar a formar parte de él por tu propia cuenta.

Ya es hora de que asumas que tu vida es tuya, y que sólo tú tienes la RESPONSABILIDAD de ser LIBRE y de hacer con ella lo que te de la gana.

 

Como decía mi madre…YA ES HORA DE QUE ESPABILES!