“La vida es lo que te pasa mientras estás haciendo otra cosa”

Generalmente vamos por nuestra vida, por nuestro entorno, pasamos los días y estamos con nuestros seres queridos funcionando con el “piloto automático”.

¿Qué es el piloto automático? Se trata de una expresión para referirnos al hecho de vivir en base y en torno a los hábitos que hemos ido creando a lo largo del tiempo, nuestro cerebro se “desenchufa” y enciende este piloto que nos guiará en base a lo que ya sabemos, creemos y esperamos de la realidad que nos rodea, a menos que algo nos llame mucho la atención y vuelva a enchufar a nuestro cerebro.

Como todo lo que pasa en nuestro cuerpo y cerebro el piloto automático tiene una función adaptativa, sería agotador y contraproducente darnos cuenta y captar todo lo que sucede a nuestro alrededor, en ocasiones hace falta liberar la carga de nuestro cerebro y parte de nuestros recursos cognitivos.

Ahora bien, ¿qué pasa cuando esto se convierte en un estilo de vida?

Si nos acostumbramos a funciona de esta manera no nos paramos a pensar el “Para que” estoy estudiando esto, “para que” estoy trabajando donde lo estoy haciendo, “para que” he dicho esto otro, “para que” he sentido esta emoción, y un largo etcétera, en resumidas cuentas no nos paramos un minuto a observar y pensar en nuestro propósito y así van pasando años y años hasta que un día te des cuenta que has perdido de vista tus sueños, tus deseos y, en fin, TU PROPÓSITO.

¿Te reconoces en alguna de estas situaciones? Es totalmente normal, en el pasado yo funcionaba con el piloto automático, viendo las cosas venir, sin ninguna intención, me dedicaba a lo que “mi destino” me había impuesto, estaba con la gente “que me había tocado”, estudié en la comodidad de mi hogar y mi pueblo y acabé trabajando en la comodidad de mis estudios que “para eso había estudiado cuatro años!!” Me dije a mi misma.

Todo cambio cuando, hace tres años sentada en mi mesa, me pregunte a mi misma ¿Para qué estás aquí? ¿Esto es todo? Y desde entonces, los “Para qué” y el mundo del crecimiento y desarrollo han irrumpido en mi vida, derribando todo tipo de creencias limitantes, miedos y barreras autoimpuestas.

¿Cómo desactivamos el piloto automático?

  • No dejes que la rutina del día a día envuelva tu vida, haz pequeños cambios en tus hábitos diarios de manera consciente, elige un nuevo camino para ir al trabajo, un nuevo postre o una nueva especia en la comida.
  • Toma pequeñas decisiones diarias que inconscientemente no tomarías y déjate sorprender por los pequeños milagros diarios.
  • Empieza a vivir el momento presente como si fuera el último (porque puede serlo)
  • Empieza a tratar a las personas que quieres como si no fueras a volver a verlas (porque puede ocurrir)
  • Sobre todo, pregúntate PARA QUÉ estás donde estás, Para qué has escogido el camino en el que te encuentras actualmente ¿lo has escogido tú o lo han escogido por ti? ¿lo has escogido tu yo actual o tu yo pasado? ¿quién eres hoy que no eras ayer? ¿qué harías ahora si volvieras a empezar?

En definitiva,

Empieza a vivir como si fueras a morir mañana y a planear tu futuro como si fueras a vivir para siempre.